sábado, 2 de mayo de 2015

Trujillo en auto-caravana.


Trujillo, que ha pasado por muchas etapas de la historia española, fue desde poblado romano a ciudad medieval, incluso antigua y única capital de Extremadura, fue nuestra siguiente parada en la ruta que hicimos en auto-caravana, después de haber visitado el Parque Nacional de Monfragüe.

Su Plaza Mayor, centro neurálgico de la actividad trujillana, se encuentra presidida por la escultura ecuestre de Francisco Pizarro, el conquistador del Perú nacido aquí junto a otros grandes personajes históricos como Francisco de Orellana, descubridor del río Amazonas.

Su espectacular gastronomía, con su versión de las "migas extremeñas" a la cabeza, el precioso entorno natural en el que está ubicada, su historia y la importancia de alguno de sus monumentos, hacen que Trujillo sea uno de los puntos turísticos más atractivos de la toda la provincia de Extremadura.

Los palacios que se encuentran en la Plaza Mayor, La Iglesia de Santa María la Mayor son algunos de los edificios más destacados, pero el más impresionante de todos es el castillo que preside Trujillo desde lo alto de la colina.

Desde el castillo, que fue un antiguo alcázar árabe, al que es posible acceder a lo alto de sus murallas, se pueden disfrutar unas vistas inmejorables de la ciudad y su entorno. Nosotros disfrutamos allí uno de esos atardeceres que hacen que el recuerdo de un viaje sea especial.

La ciudad no tiene un lugar preparado para que los auto-caravanistas pernocten, por lo que nosotros lo hicimos en un pequeño parking público que hay cerca en la rotonda que da entrada a la parte baja de la ciudad. Así que recomendamos que para venir hasta aquí en auto-caravana, lo hagan con la misma totalmente preparada, completa de agua y con los tanques bien vacíos.

jueves, 23 de abril de 2015

El Parque Nacional de Monfragüe en autocaravana.


Dejando atrás Plasencia y poniendo rumbo a Trujillo a bordo de nuestra auto-caravana de alquiler, a medio camino, en pleno centro de la provincia de Cáceres nos encuentramos con uno de los 15 Parques Nacionales de España, Monfragüe, por el que discurren los ríos Tajo y Tiétar a lo largo de suaves montañas repletas de la característica dehesa extremeña.

El primer punto interesante que encontramos en plena carretera, es el mirador de aves que se encuentra junto al "Salto del Gitano", unos espectacular peñasco al lado del río, desde el que cada mañana temprano, "saltan" las espectaculares aves que anidan en él.

El Majestuoso buitre negro, ave más grande de Europa, volará muy próximos a nosotros, junto al mayor en cuanto a número y más fácil de avistar buitre leonado y con un poco de suerte, águilas, alimoches, cigüeñas...

Cerca del Salto del Gitano, una de las muchas rutas para practicar senderismo con las que cuenta el Parque, que es imprescindible, es la que sube desde el parking hasta el castillo de Monfragüe. Un ascenso fácil que ofrece un tranquilo y agradable paseo entre encinas y acebuches hasta llegar al punto máximo del crestón donde se hayan las ruinas de un castillo, vestigio de diferentes épocas y moradores de la región.

Las torres del Castillo de Monfragüe nos recompensan con unas vistas sencillamente espectaculares adornadas sobremanera por el majestuoso vuelo de los grandes buitres que sigilosos, de vez en cuando, pasan muy, muy cerca de nuestras cabezas.

  

sábado, 18 de abril de 2015

Isabel en Salamanca.

Primer vídeo de los viajes de Isabel.
Con nueve meses de edad, la primera ciudad que conoció durante su primer viaje fue Salamanca, de la que ya hemos hablado en este blog.
¡Ven y explora su bonito casco histórico junto a nosotros!

sábado, 11 de abril de 2015

Plasencia en autocaravana.

Catedral Vieja de Santa María.
Después de que nos recogieran en el aeropuerto, como habíamos acordado, nos transportaron en la misma auto-caravana que nos darían para las siguientes semanas hasta la oficina de la empresa con la que habíamos reservado, Servirent en San Sebastian de Los Reyes.
Esta empresa de alquiler de auto-caravanas la recomendamos absolutamente. El trato dispensado por el señor Ramón y la señorita Davinia, totalmente familiar nos encantó.
Parking público de Plasencia. Al fondo nuestra auto-caravana. 
No vamos ni a presumir ni a hablar aquí de precios, eso ya es cosa vuestra, pero por las fechas en las que viajamos, nosotros no nos podemos quejar. Además, como noviembre es temporada baja y les sobraban auto-caravanas, nos obsequiaron con una de superior categoría.
Después del papeleo pertinente, paramos en el centro comercial que se encuentra situado justo al lado para avituallar la que sería nuestra casa-móvil.

Un par de cosas nos salieron mal según lo que teníamos previsto. La Primera es que nos entretuvimos demasiado con la lista de la compra y no habíamos caído en que con el cambio horario de Canarias al peninsular se nos iba a caer la noche encima enseguida.
La Segunda, fueron las tremendas colas y atascos que pillamos a la salida de Madrid. El fin de semana había sido puente por la festividad de todos los santos y por lo que entendimos, algunas comunidades cercanas lo habían rodado para el lunes, así que para cuando logramos alcanzar la autopista ya casi estaba anocheciendo.

A Isabel, practicamente desde que nació y más cuando Marijose se reincorporó a su trabajo le tenemos una rutina horaria para el baño, la cena y acostarse a dormir, por lo que no podríamos avanzar mucho ese día, noche ya casi.
Para colmo empezó a llover. Pero a llover a cántaros. Así que no sabemos exactamente en cual, pero nos detuvimos, ya bastante pasada la hora de Isabel, con lo que la "perreta" que se pilló la pobrecita era de consideración, en un área de servicio y estacionamos entre dos enormes camiones tráilers.
Aún sin manejarnos del todo con la caravana, ya que no habíamos tenido tiempo de investigar ni de organizarnos en cosas como donde colocar a la niña para dormir, ni de cómo hacernos de comer, etc, pero como pudimos conseguimos que la niña por fin descansara de la paliza que le dimos de vuelos, caravana y demás. Cenamos unos sándwiches fríos para no molestarla mucho.
Esa noche, llovió muchísimo, y aprendimos que dentro de una auto-caravana, cuando llueve el ruido es bestial.
Al amanecer, ya con el clima algo mejor, después de prepararle y dar de desayunar a Isabel, salimos los tres a la cafetería del área en busca de desayuno para sus papis y reemprendimos la marcha. Llegaríamos a Plasencia a media mañana.
Entrada a la muralla.
Al llegar a la entrada de la ciudad, divisamos un parking público enorme, pero estaba a tope por que había un mercadillo ese día, así que dimos un par de vueltas y aparcamos donde pudimos, suponiendo que cuando la gente terminase se iría y encontraríamos sitio. Planeamos que ahí sería donde aparcaríamos para pernoctar esa noche.
Desde lo Alto de las murrallas de Plasencia.
 Nos preparamos, salimos y buscamos una oficina de información y turismo. En ella, nos informaron que efectivamente, en el parking público se podía pernoctar, así que cuando notamos que la gente salió del trabajo a medio día, volvimos y vimos que efectivamente el parking se había vaciado por completo. Rápidamente volvimos a por la auto-caravana y la estacionamos en el mejor lugar que podríamos haber imaginado, junto al río Jerte, en la plaza de aparcamiento más alejada de los coches, donde nadie nos podría molestar. Después de una primera noche bastante mala, en la que llegamos a pensar si habríamos hecho bien en viajar de este modo, lo agradecimos y empezamos a pensar que igual sí habríamos acertado.
Murallas de Plasencia.
En el mismo parking, hay un ascensor cerca de unas escaleras mecánicas que conducen directamente a una de las puertas de entrada al casco viejo por la muralla y allí mismo se encuentra la oficina de turismo, en la que se puede conseguir indicaciones acerca de los puntos más interesantes que visitar. Nos informaron de que el lugar donde podríamos pernoctar en la auto-caravana era precisamente el que habíamos elegido.
Acueducto romano de Plasencia.
El diminuto centro de Plasencia concentra un gran número de atractivos turísticos interesantes para visitar y entretenerte durante toda una jornada. Realmente no nos la esperábamos. Fue una primera grata sorpresa de esta parte de la ruta en Extremadura.

Hay un par de grandes catedrales que se pueden visitar, La Catedral vieja de Santa María y La Nueva, además de unas cuantas iglesias importantes, entre las que destaca lo que hoy en día es el centro de Parador de Turismo.
Entrada al Centro del Parador de Turismo.
También hay un par de palacios y algunas casas señoriales dentro de las murallas, de las que se conserva una parte a la que se puede subir y pasear.

Algunas puertas interesantes como la del Sol o la de la Judería y otro atractivo interesantísimo es el Acueducto Romano. del que se conservan en buen estado 55 arcos que ocupan unos 300 metros de longitud.

Presidiendo la Plaza Mayor, como es frecuente, el ayuntamiento, en el que su Torre del Reloj tiene colgada la curiosa figura del abuelo Mayorga.

La Plaza Mayor concentra algunos restaurantes en los que descubriríamos que la gastronomía extremeña, de impresionante calidad-precio, iba a ser uno de los puntos fuertes de este viaje, por lo que tendríamos que hacer muy poco de comer en la caravana, mayormente las cenas y las comidas de Isabel, que consistía en calentar agua para prepararle sus biberones.

Al término de un gran día de paseo en Plasencia, en el que el clima nos respetó a pesar del frío, volvimos a nuestra caravana cuando empezaba a oscurecer, sobre las seis de la tarde, para jugar un rato con Isabel junto al río Jerte, dejar que gateara y se ensuciase hasta que se cansara hasta la hora de comenzar con sus preparativos del baño y la cena.

Después de acostarla comenzaríamos a preparar las cosas y en la cama intentamos investigar el próximo punto al que nos dirigiríamos por la mañana después del desayuno, pero caímos rendidos.

lunes, 6 de abril de 2015

La ruta de Isabel por Extremadura y Andalucía en autocaravana.

La segunda experiencia viajera de Isabel, ya con trece meses de edad, la hizo a bordo de una auto-caravana por las provincias de Extremadura y Andalucía.

También fue nuestra primera vez con el tema de las auto-caravanas y a veces pagamos la novatada, pero sacamos valiosas conclusiones acerca de todo lo que habíamos oído acerca de las supuestas ventajas e inconvenientes de esta manera de viajar que tanto se esta poniendo de moda.

Nosotros como pareja estamos muy acostumbrados a viajar por España en coche de alquiler, de hecho la primera vez que viajamos con Isabel, como narramos en este blog a lo largo de Salamanca, Ávila, Segovia, Toledo o Cuenca entre otros puntos, lo hicimos así. Siempre hemos conseguido buena comida a buen precio, sobre todo menús del día, y hemos encontrado fácilmente alojamiento de aceptable calidad a precio económico allá donde llegábamos y se nos hacía de noche, por lo que en lo que refiere a lo puramente económico, no le vimos ventaja alguna a la auto-caravana. Con lo que cuesta alquilar la auto-caravana más el combustible que necesita, por supuesto algo más que el de un coche de clase media, podemos desmentir ese mito que habla del ahorro, más si cabe, porque alguna vez que otra, no quedará más remedio que pernoctar en un área de pago.

Por otro lado, España, se encuentra aún en pañales en cuanto a este tipo de turismo se refiere, muy alejado del nivel que presentan los países vecinos Francia y Portugal, por lo que el engorro de estar pendiente de las diversas ordenanzas municipales para evitar llevarse sorpresas y no recibir alguna multa indeseada, llega a veces a hastiar. Hay que tener en cuenta que una auto-caravana de porte medio no cabe por las mismas callejuelas que un coche ni ocupa el mismo lugar a la hora de aparcarla.

Otra desventaja para tener muy en cuenta, es el trabajo diario que precisa el mantenimiento de la auto-caravana para hacer vida en ella. Mientras que en un hotel, simplemente te vas y ya está, aquí todos los días al levantarse hay que ordenar y limpiar. Cada dos días aproximadamente, habrá que buscar dónde reponer agua y dónde vaciar las aguas negras y grises, cosa que a veces no es nada sencillo, por lo menos en España, y muchas estaciones de servicio en las que preguntas se niegan en rotundo, cosa que no entendemos dado lo sencillo que resultaría equiparse para ello.

Pero el principal handicap para nosotros fue que Isabel aún no caminaba, estaba en la fase de gatear y levantarse agarrada a algo, por lo que para ella, a veces fue un poco pesado, sobre todo durante los desplazamientos.

A pesar de que a priori pudiera parecer que le estuviésemos quitando todo el encanto a esta manera de viajar, y realmente pensemos que no es tan romántico como pueda parecer desde fuera, sí que tiene cosas que son realmente impagables, como por ejemplo el hecho de que a veces se encuentran parajes entrañables para pernoctar y amanecer de tal modo que sólo se pueda comparar a haber estado de acampada.

El hecho de que cada vez que un bebé demande sus atenciones de alimentación e higiene se pueda parar en cualquier sitio a atenderlo es formidable, o que durante los traslados se pueda descansar en cualquier merendero siendo la envidia de los que viajan en coche, o incluso el que se te haga de noche en un lugar remoto y simplemente con encontrar un área de servicio y parar a pasar la noche entre camioneros, son alguna de las grandísimas ventajas de este medio.

Cuando llueve tienes refugio al instante y a lo mejor es un poco aburrido el no poder salir, pero se fomenta las actividades de familia, aunque sea en espacio reducido, incluso se puede aprovechar si el clima no es lo suficiente malo como para trasladarnos a otro lugar...

Como ven, todo esto da para un gran debate, pero como todo en esta vida, a unos les gusta más de un modo y a otros al contrario, todo depende del cristal con el que se mire y con la acritud con la que se quiera medir las cosas.

Nuestra conclusión es que todas la maneras de viajar son buenas, porque al fin y al cabo, estamos de viaje, que es lo que nos gusta.
Comenzamos aquí esta Ruta en autocaravana por Extremadura y Andalucía. ¿Te vienes con nosotros?



domingo, 5 de abril de 2015

Pasitos Cortos - El Irati francés

Segunda parte del vídeo de "La Selva de Irati".
Esta vez, la parte que exploramos en la zona del País Vasco Francés. Cruzaremos preciosos pastos de montaña repletos de ganado, encontrando a nuestro paso dólmenes y cromlechs, hasta llegar a la cueva de Arpea...

jueves, 2 de abril de 2015

Pasitos Cortos - La Selva de Irati (vídeo)

Séptimo vídeo de nuestra serie "Pasitos Cortos".
Exploraremos varios senderos de los que encontraremos en este impresionante paraje navarro y francés.