30 agosto 2113

El itinerario de nuestra "Ruta por las Afortunadas".


Para conocer una isla, pulsando en nuestra foto de cada una de ellas.
Comenzaremos nuestra "ruta de las afortunadas" desde la isla situada más hacia el oriente, y más cercana a Europa.
Lanzarote, “la isla de los volcanes”.
http://www.viajeroschicharrerosencanarias.blogspot.com/search/label/Lanzarote
Lanzarote, en el Mirador del Río, con los islotes del nordeste al fondo.

Desde Lanzarote, exploraremos La Graciosa, único de los islotes del nordeste habitado permanentemente, comprendido en el territorio que los canarios llamamos el archipiélago "Chinijo".

http://www.viajeroschicharreros.com/search/label/La%20Graciosa
Islote de La Graciosa, en la playa de Las Conchas, con los islotes de Montaña Clara y Roque del Este al fondo.

Al acabar, pasaremos a la isla de Fuerteventura, donde se aglutinan muchas de las playas más impresionantes de Canarias, y descubriremos algunas de sus muchas peculiaridades.
También tendremos tiempo para explorar su islote, Isla de Lobos.
Continuamos hacia el oeste, dando el salto a Gran Canaria, la isla redonda, conocida como "el continente en miniatura", ya que allí podemos encontrar casi de todo, desde la capital más cosmopolita del archipiélago, hasta los primeros montes importantes con los que nos tropezaremos en nuestra ruta.
http://www.viajeroschicharrerosencanarias.blogspot.com/search/label/Gran%20Canaria
Gran Canaria, en la población de Tejeda.

Por razones obvias, aunque esta ruta prosigue pasando a Tenerife, esta isla nos la saltaremos para dejarla para el final, y pasaremos directamente al otro extremo del archipiélago, esto es, la isla de La Palma, descrita como "la isla bonita", y veremos que con toda la razón.

http://www.viajeroschicharrerosencanarias.blogspot.com/search/label/La%20Palma
La Palma, en el Roque de los Muchachos con vistas a La Caldera de Taburiente.

Desde La Palma, cruzaremos a la pequeña y acogedora isla de El Hierro. Pequeña en superficie pero gigante en encanto.
http://www.viajeroschicharrerosencanarias.blogspot.com/search/label/El%20Hierro
El Hierro, con los Roques de La Bonanza al fondo.

Y desde El Hierro, terminaremos nuestro recorrido en La Gomera. La espectacular isla colombina, que centra gran parte de su belleza en sus monumentos naturales.
 
http://www.viajeroschicharrerosencanarias.blogspot.com/search/label/La%20Gomera
La Gomera, en el bosque de El Cedro.

Tenerife, la isla de mayor superficie de Canarias, de la que hablaremos al final, se podría describir como un pequeño compendio de las otras, pues en ella, encontraremos un poquito del encanto de todas las islas, más el suyo propio.
 
Tenerife, en el parque nacional de El Teide, con los tajinastes en flor y el Teide al fondo.

Amamos a todas y cada una de nuestras islas Canarias, y desearíamos poder expresar un poco de ese sentimiento a todos nuestros lectores, y pensando especialmente en a quién queremos dirigir este blog, le diríamos que, para verdaderamente poder apreciar los viajes, saber saborear y respetar las diferentes costumbres y culturas de otras partes del mundo, y también para poder valorar correctamente lo nuestro, lo primero, debería ser conocer tu casa y tener claro de dónde vienes.
Así pues, comenzamos aquí, la "Ruta de las Afortunadas".


13 julio 2014

Las "Tomas Falsas" de la Ruta de las Afortunadas,

Aún nos quedaría una isla por recorrer en nuestro viaje por las Islas Canarias.
En Tenerife, que en el orden correcto de la ruta estaría situada entre las islas de Gran Canaria y La Palma, será donde desvelemos a la persona para la que está dedicada esta Ruta de las Afortunadas, tal y como comentamos cuando comenzamos.
¡A reírnos un rato de nosotros mismos!
Versión Youtube:

Versión Vimeo:



21 mayo 2014

La Gomera, la isla colombina

Pues llegamos ya a uno de los últimos vídeos de "La Ruta de las Afortunadas", esta vez le toca el turno a la hermosa isla de La Gomera, tan cercana a la nuestra, pero que es tan gran destino como pueda serlo cualquier otro.
 
Versión YouTube:
 

Versión Vimeo:

13 mayo 2014

Sur de la Gomera

Estatua de Hautacuperche durante uno de los magníficos atardeceres de Valle Gran Rey.


Si continuamos la excursión por la isla desde el punto en el que la dejamos en la zona norte, esto es, Vallehermoso, donde es fácil encontrar alojamiento, comenzaremos a adentrarnos en el municipio más importante turísticamente hablando, Valle Gran Rey.

Playa de Taguluche.
 Si ya la isla de La Gomera es abrupta de por si, este municipio lo es más. Prácticamente cada pueblo está separado por un barranco, por lo que es normal que aquí surgiera en la antigüedad el Silbo Gomero, un idioma único en el mundo por el que se esta haciendo un esfuerzo por mantener y recuperar, mediante el cual, los pastores eran capaces de comunicarse mediante silbidos a muchos kilómetros de distancia.
 
Aunque casi nadie nombra este caserío debido a lo perdido que se encuentra, Taguluche, permanece inalterable al paso del tiempo, por lo que no está de más bajar a visitarlo.
 
Alcanzaremos este perdido lugar, tomando la sinuosa carretera CV-16 que desciende paralela al terreno acantilado del Lomo del Carretón.
 
Cercano a la costa, entre palmeras y terrenos de cultivo, es uno de los ejemplos más representativo de como eran los pueblos de la isla en los siglos pasados.
Vista del embarcadero de Taguluche desde la playa.
 
Desde la playa de rocas, a la que se accede descendiendo un pequeño sendero, podemos divisar otro de los embarcaderos de épocas pasadas por donde salían los productos de la isla.

Vista del Valle Gran Rey desde el mirador del Palmarejo.

Habrá que desandar el camino hasta alcanzar de nuevo el Parque nacional de Garajonay y buscar el cruce que conduce a Arure, por donde encontraremos otros pueblos "perdidos" igual de interesantes o más para explorar, como Alojera o Epina.

 
 A la salida de Arure, un pequeño pueblo a ambos lados de los márgenes de la carretera, nada más dejar atrás la pequeña ermita de la Virgen de la Salud, fechada su reformada en el S XVIII, hay un cruce que conduce a la población de las Hayas a través de una bonita carretera muy recomendable para no repetir la misma vuelta desde Valle Gran Rey.

Fondo del Valle desde el mirador del Palamarejo.
 
Nada más Dejar atrás Arure, comenzaremos a descender el valle por la carretera principal y después de un túnel, en plena curva, encontraremos el conocido mirador del Palmarejo, desde el que podemos contemplar el valle en toda su magnitud (evidente, siempre las vistas serán mejores practicando senderismo por los numerosos senderos de la zona). 

Valle Gran Rey visto desde el Risco de la Mérica.
 
Al fondo del barranco, en su desembocadura a la costa, llegaremos a Valle Gran Rey.
Al final de la carretera, encontraremos una bifurcación, a la izquierda la parte turística más moderna, situada frente al Charco del Conde, y a derecha la más antigua, junto a la playa de la Calera, la más larga de la isla.

Playa del Inglés, Valle Gran Rey.
 
Pasando el pueblo en este último sentido, alcanzaremos la playa del Inglés, muy bonita, quizás la más afamada de la isla, pero algo pequeña y sin mucha infraestructura.

Charco del Conde.
 
Hacia el otro lado, hay una pequeña carretera que bordea la playa de la Calera, encontraremos el Charco del Conde, una pequeña laguna natural formada por la roca volcánica, y después, al final de un pequeño paseo marítimo repleto de tiendas y restaurantes, la playa de Vueltas, de arena negra volcánica , resguardada de corrientes y oleajes por el muelle.

Vistas de Playa de Santiago, Alajeró.
En Valle Gran Rey se puede dejar pasar el tiempo por muchos días y no tener ganas de abandonarlo, pero cuando llega la hora de dejarlo, se puede hacer como comentábamos anteriormente, subiendo hasta Arure y tomando la carretera de Las Hayas, que en días despejados permite divisar las islas de La Palma y El Hierro, antes de devolvernos hasta el interior del Parque Nacional de Garajonay.

 
Una vez en la carretera principal del Parque, CV-15, en dirección a San Sebastián de la Gomera, buscaremos el cruce hacia Alajeró, que tomaremos para alcanzar la costa, esta vez en la zona de  Playa Santiago ,el segundo núcleo turístico en importancia de la isla.
 
 
Playa Santiago cuenta con una de las playas más largas de la isla y una buena infraestructura hotelera. Además es una zona pesquera, por lo que sus restaurantes ofrecen buen pescado fresco en la parte de la isla más soleada. No hace falta decir mucho más.
 
 

12 mayo 2014

Norte de La Gomera

Pescante de Hermigua, costa norte de La Gomera.  

Como ya mencionábamos en artículos anteriores, en La Gomera se puede acceder fácilmente de un punto a otro ascendiendo hasta la cumbre y volviendo a bajar, pero también hay múltiples carreteras secundarias que serpentean los valles cruzando numerosos y bonitos caseríos dignos de darles un vistazo con calma, pararse y tomarse algo sus bares y "guachinches" que divisaremos a pie de carretera. Por eso, la mejor manera de conocer la isla, las costumbres de su encantadora gente y la gastronomía, es tomar el coche, y dejarse ir por donde mejor te parezca.


Desde el punto en que dejábamos el anterior artículo, el bosque del Cedro, bien podríamos emprender una ruta por la zona norte de la isla para visitar alguno de sus pueblos y lugares más conocidos, no todos, pues hay muchos, normalmente los más pintorescos, bastante escondidos, por lo que explorarlos necesitan una visita más minuciosa y con bastante más tiempo, aunque vale mucho la pena y lo recomendamos.
 
Si nos encontramos en el Cedro, tenemos que volver hasta la carretera TF-711, que es la que vendría desde San Sebastián de la Gomera, conocida popularmente como la carretera general del norte, y dirigirnos hasta la cercana población de Hermigua, donde por el camino iremos dejando alguno de estos bonitos y pintorescos pueblos de los que hablábamos.

Playa de Hermigua con sus plataneras.

La carretera general atraviesa el casco de Hermigua, una población agrícola dedicada al cultivo del plátano y la vid, aunque últimamente también se está dedicando al turismo rural, intentando aprovechar el boom de este sector y explotar al máximo los atractivos que puede ofrecer con la cercanía del bosque del Cedro y el Parque Natural de la Majona entre otros.

Vistas a la playa de Hermigua desde Lepe.

En la desembocadura del valle donde se encuentra Hermigua hay una gran y paisajística playa de callaos, con vistas a la punta noroeste de Tenerife, en cuyo margen derecho encontraremos restos, como en muchas playas de la isla, de antiguos pescantes y embarcaderos que en su época fueron el motor económico de la isla.

Playa de La Caleta.
En Hermigua esta uno de los más apetecibles rinconcitos de La Gomera, se encuentra a tan sólo diez minutos del centro tomando un desvío, la playa de La Caleta.

 
Como suele suceder en las playas salvajes de arena volcánica de las islas, a causa de las mareas, en verano contienen más arena negra que piedras, y en inverno lo contrario, pero de cualquier manera, el pitón volcánico que sobresale en la parte izquierda, junto a la imagen de Tenerife al fondo, le da una estampa a la playa inmejorable.
 
Centro de visitantes Juego de Bolas.
Retomando la carretera general, y dejando atrás la población de Hermigua, pasaremos al siguiente municipio de la isla, el más pequeño de la isla, Agulo, que se sitúa debajo de una enorme pared montañosa, que en las páginas turísticas que encontraremos por internet, venden que cuenta con el precioso mirador en suspensión de Abrante, acristalado para ver como si estuvieses en el aire, las vistas a la villa.
 
A ver, el mirador está, y se ve desde la carretera si miras hacia lo alto de la montaña, pero por motivos que todos suponemos, a día de hoy permanece cerrado y en ruinas.
 
Agulo, posee un pequeño casco con calles empedradas y casas típicas con huertos, que bien merece un buen paseo.

Cerca, en la localidad de La Palmita, encontraremos el Centro de Visitantes - Juego de bolas, donde se expone flora canaria en sus jardines y hay un pequeño museo en su edificio principal. Aquí se puede conseguir folletos e información de los senderos habilitaos para la práctica del senderismo en el interior del parque Nacional de Garajonay.
 
Sí continuamos por la carretera TF-711 y dejando atrás el núcleo poblacional de Las Rosas, esta vez encontraremos el centro del municipio más grande de La Gomera, Vallehermoso.

El Roque Cano, en una de las laderas llegando a Vallehermoso.
Justo antes de alcanzar el casco de Vallehermoso, en una de sus laderas, tendremos que pasar junto al Roque Cano, uno de los emblemas naturales del municipio.

Igual que sus comunidades vecinas, Hermigua y Agulo, esta comarca agrícola, centrada en el cultivo la vid y en la miel de palma, se esta empeñando en restaurar muchas de antiguas casonas para dedicarlas al turismo rural, y es que aquí también podemos encontrar numerosos puntos de interés para éste tipo de turista en auge.

La costa de Vallehermoso, cuenta con varias playas semisalvajes de origen volcánico, que ofrecen bonitas vistas a Tenerife y a su Teide.

El Castillo del Mar, en el lateral izquierdo de la playa de Vallehermoso.

Descendiendo por la carretera principal desde el casco, la TF-712, llegaremos hasta la playa del pueblo, donde hay unas piscinas municipales que, por lo menos nosotros, nunca hemos conseguido ver en funcionamiento, y donde encontramos otro de los símbolos del municipio, El Castillo del Mar, otro de los antiguos embarcaderos de plátanos que encontraremos en estado ruinoso en varias playas de la isla, aunque éste, por algún tiempo estuvo restaurado y albergó diferentes eventos.

La Fortaleza de Chipude vista desde el Risco de la Merica.

 El palmeral de Tamargada, y el espacio protegido de Los Órganos, visibles sólo desde el mar son algunas de las señas naturales de identidad de éste municipio, que también tiene su parte importante en el Parque Natural de Garajonay, pero seguramente el monumento natural más importante de Vallehermoso sea la Fortaleza de Chipude.

La Fortaleza de Chipude, otro de esos caprichos vulcanológicos que hay diseminados por toda Canarias, alcanza los 1243 msnm y es claramente visible tanto desde otros puntos de La Gomera como desde otras islas cercanas.


El parque recreativo de Laguna Grande, es el lugar de este tipo más importante de la isla, situado en pleno centro del Parque Nacional de Garajonay, y también pertenece al municipio de Vallehermoso. Es un lugar ideal para descansar y reponer energías si estas de excursión por esta parte de la isla.

Parque recreativo de Laguna Grande.
Por las tardes, cuando se apagan las barbacoas y desaparecen los campistas, la paz y tranquilidad que inunda la zona, hace que salgan a pasear una gran cantidad de animalitos. Nosotros hemos llegado a observar una importante cantidad de conejos salvajes corretear a sus anchas entre columpios, mesas y fogones que tan sólo minutos antes se encontraban repletos de personas.
 
 

10 mayo 2014

El bosque del Cedro.

 
No muy lejos del monumento natural de Los Roques, bien señalizado en dirección al noreste del límite del Parque Nacional de Garajonay, cercano a Hermigua, encontraremos el desvío por la CV-14 para llegar hasta el bosque del Cedro.
 
 
Este auténtico fósil vegetal viviente, una de las mayores masas forestales de Canarias, junto con las de La Palma y Tenerife, es el último reducto e imagen de cómo eran los antiguos bosques húmedos de laurisilva de Europa y el norte de África.
 
 
En el corazón del bosque del Cedro, hay un riachuelo por él corre agua durante todo el año, algo difícil de ver en Canarias.
 
 
La Gomera es considerada por los senderistas canarios como uno de los paraísos del archipiélago, y en la zona del Cedro hay alguno de los senderos que le han dado esa fama.
 
Adentrarse entre el espeso bosque de laurisilva salpicado de helechas y mohosos fayales, es uno de los placeres que no deberías perderte en esta vida.
 
 
A pesar de que los senderos están muy bien marcados, es recomendable no salirse de ellos, pues conocemos historias cercanas de personas que se han perdido en estos enrevesados bosques del Garajonay, que lo han pasado muy mal, incluso durante días, antes de dar por casualidad con alguna salida, avisados quedan.
 
 
Es recomendable también llevar algo de abrigo, pues en toda la zona boscosa del Garajonay, puede ser que a pesar de estar en la estación veraniega con altas temperaturas, de repente pueden aparecer las espesas y frescas brumas típicas de estos bosques húmedos. 
 
 

09 mayo 2014

El Monumento Natural de Los Roques.

Roque de Agando y vistas al barranco de Benchijigua.

La isla de La Gomera tiene forma cónica y circular, con sus mayores altitudes sobre el nivel de mar en su zona central, llegando hasta los 1487 metros en los altos del Garajonay.

Roque de la Zarcita.

La orografía que presenta La Gomera es muy accidentada, con profundos y escarpados barrancos que se suceden por toda la isla, por lo que para desplazarse desde un punto hasta otro, frecuentemente tendremos que ascender hasta la alta zona central y volver a descender, entrando y saliendo constantemente del territorio delimitado por el Parque Nacional de Garajonay, que ocupa esa zona central de la isla, desde aproximadamente los 650/700 metros de altitud.















Tomando cualquiera de las dos carreteras generales que parten desde San Sebastián de La Gomera, (TF-713 y TF-711) ascenderemos sin pérdida hasta las puertas del Parque Nacional de Garajonay, uno de los cinco más visitados de España, y el tercero de Canarias, tras el del Teide y el de Timanfaya, que nos recibirá con las imponentes figuras de Los Roques.

Roques de Ojila y Carmona flanqueando el barranco de las Lajas, con Tenerife al fondo.

Si escogemos la TF-713, en dirección a Valle Gran Rey, a mano derecha de la carretera encontraremos la entrada a un mirador colgante algo escondido, con unas espectaculares vistas del barranco de las lajas, flanqueado por los Roques de la Zarcita, y los de Ojila, y Carmona, entre los que destaca la silueta al fondo de la isla de Tenerife con la cara sur de El Teide.

Tan sólo unos metros más arriba, al margen izquierdo de la carretera, hay un pequeño apartadero con un mirador que da al más alto y espectacular de éstos cuatro pitones volcánicos, el Roque de Agando y al barranco de Benchijigua.


Estos cuatro "gigantes" que sobresalen del resto del terreno, son antiguas agujas o chimeneas volcánicas, que se fueron formando al ir solidificándose la lava pastosa que emanaban, y posteriormente la erosión los dejó al descubierto.
 


07 mayo 2014

San Sebastián de la Gomera

San Sebastián de la Gomera.

Desde el puerto de La Estaca, en Valverde, partimos hacia la penúltima isla de nuestra "Ruta de las Afortunadas", donde desembarcaremos en su capital, San Sebastián de La Gomera.
 
San Sebastián de la Gomera, es la ciudad más cercana a Tenerife, a tan sólo unos 30 kilómetros de distancia de Los Cristianos. Suele ser, por tanto, el primer viaje que hacemos todos los chicharreros.
 
Un gran viaje no depende de lo lejos que se encuentre el destino, y por eso, para un chicharrero, éste es tan gran viaje como cualquier otro, y es que la pequeña isla de La Gomera, la segunda más pequeña en superficie del archipiélago, posee numerosos encantos que enamoran al que la visita.
 
El pequeño y encantador casco histórico de San Sebastián de La Gomera, cuenta con más de quinientos años de antigüedad, por lo que al caminar sus calles se respira historia, tal y como lo atestiguan algunos monumentos del siglo XV como la Torre del Conde, la iglesia de la Asunción o la casa de Colón, entre otros.
 
La Torre del Conde, el emblema histórico de La Gomera.
 
La Torre del Conde, uno de los símbolos de la isla, es una fortaleza defensiva de planta cuadrada construida sobre 1450, que se usó para impedir los desembarcos y ataques de los ingleses, y para sofocar algún descontento que otro de la población local.
 
La iglesia de la Asunción, construida sobre la ermita original, también del siglo XV, al igual que sucede en El Hierro con la de los Reyes, acoge a la patrona de La Gomera, la Virgen de Guadalupe, durante la bajada desde su ermita en Puntallana, en las fiestas lustrales de la isla.

Fachada principal de la Iglesia de la Asunción.
 
En su primer viaje a las Indias, Cristóbal Colón paró aquí para reparar una avería en el timón de una de sus Carabelasla Pinta. La casa donde se alojó hoy en día es el museo La Casa de Colón.
 
Un punto interesante desde donde observar la ciudad o Villa, es el Parador Nacional, donde se puede contemplar una bella estampa al atardecer con la isla de Tenerife y su Teide al fondo.
 
Tampoco hay que menospreciar las bonitas playas de arena negra con las que cuenta, como por ejemplo la de La Cueva, junto al club náutico, donde es frecuente darse un chapuzón en sus cristalinas aguas en un día soleado con unas impresionantes vistas al Teide nevado.