30 agosto 2113

El itinerario de nuestra "Ruta por las Afortunadas".


Para conocer una isla, pulsando en nuestra foto de cada una de ellas.
Comenzaremos nuestra "ruta de las afortunadas" desde la isla situada más hacia el oriente, y más cercana a Europa.
Lanzarote, “la isla de los volcanes”.
http://www.viajeroschicharrerosencanarias.blogspot.com/search/label/Lanzarote
Lanzarote, en el Mirador del Río, con los islotes del nordeste al fondo.

Desde Lanzarote, exploraremos La Graciosa, único de los islotes del nordeste habitado permanentemente, comprendido en el territorio que los canarios llamamos el archipiélago "Chinijo".

http://www.viajeroschicharreros.com/search/label/La%20Graciosa
Islote de La Graciosa, en la playa de Las Conchas, con los islotes de Montaña Clara y Roque del Este al fondo.

Al acabar, pasaremos a la isla de Fuerteventura, donde se aglutinan muchas de las playas más impresionantes de Canarias, y descubriremos algunas de sus muchas peculiaridades.
También tendremos tiempo para explorar su islote, Isla de Lobos.
Continuamos hacia el oeste, dando el salto a Gran Canaria, la isla redonda, conocida como "el continente en miniatura", ya que allí podemos encontrar casi de todo, desde la capital más cosmopolita del archipiélago, hasta los primeros montes importantes con los que nos tropezaremos en nuestra ruta.
http://www.viajeroschicharrerosencanarias.blogspot.com/search/label/Gran%20Canaria
Gran Canaria, en la población de Tejeda.

Por razones obvias, aunque esta ruta prosigue pasando a Tenerife, esta isla nos la saltaremos para dejarla para el final, y pasaremos directamente al otro extremo del archipiélago, esto es, la isla de La Palma, descrita como "la isla bonita", y veremos que con toda la razón.

http://www.viajeroschicharrerosencanarias.blogspot.com/search/label/La%20Palma
La Palma, en el Roque de los Muchachos con vistas a La Caldera de Taburiente.

Desde La Palma, cruzaremos a la pequeña y acogedora isla de El Hierro. Pequeña en superficie pero gigante en encanto.
El Hierro, con los Roques de La Bonanza al fondo.

Y desde El Hierro, terminaremos nuestro recorrido en La Gomera. La espectacular isla colombina, que centra gran parte de su belleza en sus monumentos naturales.
 
La Gomera, en el bosque de El Cedro.

Tenerife, la isla de mayor superficie de Canarias, de la que hablaremos al final, se podría describir como un pequeño compendio de las otras, pues en ella, encontraremos un poquito del encanto de todas las islas, más el suyo propio.
 
Tenerife, en el parque nacional de El Teide, con los tajinastes en flor y el Teide al fondo.

Amamos a todas y cada una de nuestras islas Canarias, y desearíamos poder expresar un poco de ese sentimiento a todos nuestros lectores, y pensando especialmente en a quién queremos dirigir este blog, le diríamos que, para verdaderamente poder apreciar los viajes, saber saborear y respetar las diferentes costumbres y culturas de otras partes del mundo, y también para poder valorar correctamente lo nuestro, lo primero, debería ser conocer tu casa y tener claro de dónde vienes.
Así pues, comenzamos aquí, la "Ruta de las Afortunadas".


18 abril 2014

La Palma, la isla bonita.

Antes de pasar a otra isla, recorremos en vídeo los rincones de La Palma de los que hemos hablado hasta ahora en nuestra "Ruta de las Afortunadas".

Versión Youtube.

Versión Vimeo.



12 abril 2014

Santa Cruz de La Palma


Santa Cruz de La Palma es una capital que hace justicia con su belleza a la del resto de la isla.


Esta hermosa ciudad marinera, situada al borde del cráter del volcán de La Caldereta, cuenta con bellísimas calles peatonales en las que sus fachadas toman un papel protagonista, destacando con sus balconadas típicas de madera pintadas con colores muy llamativos y adornadas con multitud de flores.


Entre estas calles, destacan la principal, la Calle Real y la Avenida Marítima, donde hay señalizados varios recorridos fotográficos justo al lado de los balcones más famosos.


Lo ideal sería tomar una jornada completa para callejear tranquilamente e ir descubriendo los rincones del casco histórico, uno de los más armoniosos y bellos que encontraremos en Canarias.


Algunos edificios emblemáticos son el del ayuntamiento, La Parroquia Matriz de El Salvador, el Palacio Salazar y El Castillo Real de Santa Catalina.


Otro de los estandartes de Santa Cruz de La Palma, probablemente el que todos los canarios nombran cuando hablan de esta ciudad, es la Carabela.


Esta reproducción es la de la Santa María, una de las embarcaciones empleadas por Cristóbal Colón, en la expedición en la que descubrió América y alberga el Museo Naval, conservando valiosos documentos y cartas náuticas de la época.


Además se utiliza como escenario durante las fiestas lustrales de la "Bajada de la Virgen de las Nieves", en donde se representa el diálogo entre el Castillo y la Nave.

















Si tomamos la avenida que sube paralela al barco, en tan sólo unos minutos de coche llegaremos hasta el santuario de la Virgen de Las Nieves, la patrona de la isla.

Al lado del santuario de la Virgen de las Nieves, hay un conocido restaurante parrilla con el mismo nombre, y tomando la misma carretera general de las nieves que parte desde allí, a tan sólo unos cuantos minutos, otro de los más famosos de la isla, el Chipi Chipi, inconfundible por la escultura móvil de su entrada.

11 abril 2014

Costa noreste de La Palma.

Anochecer en la playa de los Cancajos.

En la costa este de la isla, partiremos desde la playa de los Cancajos, lugar que elegimos como punto de partida de las excursiones en el momento que hicimos nuestra "Ruta de las Afortunadas", ahora en dirección al norte, costeando el litoral de La Palma.

Núcleo turístico de Los Cancajos.


Los Cancajos, es un núcleo turístico de Breña Baja, mayormente compuesto por bloques de apartamentos, a muy poca distancia la capital, Santa Cruz de La Palma.

A pesar de que la climatología, siempre hablando fuera de periodo veraniego, claro, no es de lo mejor de las islas, es un lugar ideal si lo que se busca el algo de tranquilidad.




La playa, de arena negra volcánica, protegida de las fuertes mareas por una curiosa escollera compuesta de enormes bloques de hormigón hexagonales, ofrece una bonita estampa muy fotogénica gracias a los roques volcánicos que salpican sus aguas, y los días en los que la climatología lo permite, las siluetas de las islas de Tenerife y La Gomera adornan el horizonte.



Tomando rumbo al norte de la isla, dejamos atrás Santa Cruz de La Palma, que merece un día completo, bordeando la capital hasta alcanzar la LP-1, que nos conducirá hasta San Andrés y Sauces por una carretera con muchos miradores y apartaderos.



A la altura del Puente de los Tilos, hay un desvío hacia una carretera que serpentea el Barranco del Agua ascendiendo hacia la entrada de uno de los bosques de laurisilva más espectaculares de Canarias, el bosque de los Tilos.





Al final de esta carretera, hay un restaurante conocido como Casa Demetrio, desde donde se pueden emprender múltiples caminatas por este paraíso Reserva de la Biosfera.

Una de las rutas de esta zona más conocidas y apreciadas por los senderistas que acuden a La Palma, es la de los nacimientos de Marcos y Cordero.





De vuelta al puente de Los Tilos, retomamos la LP-1 y en unos minutos estaremos en centro de Sauces, la parte urbana del municipio, y bajando hacia la costa llegaremos a San Andrés, que cuenta con una de las villas históricas más importantes de la isla, donde destaca la iglesia parroquial del siglo XVII.




Un poco más abajo del casco histórico, llegaremos a las piscinas del Charco Azul.





El Charco Azul, perfectamente acondicionado para bañistas locales y extranjeros, tiene un pequeño paseo marítimo rústico y consta de una gran piscina "natural" de agua salada y otra para niños.







Sobre las piscinas, al final del paseo, hay un kiosco-terraza muy agradable, donde el joven dueño ofrece algo de pescado fresco para acompañar con un aperitivo.

Al lado del Charco Azul, se encuentra el pequeño Puerto Espínola, un pequeño embarcadero junto a dos pequeñas playas, muy importante en la historia de la isla durante los siglos XVI y XVII.


Continuando el ascenso a la isla, alcanzaremos el municipio de Barlovento, en donde encontraremos más piscinas "naturales" en La Fajana.


Las piscinas de la Fajana, son un conjunto de tres piscinas "naturales" de agua salada, acondicionadas para los bañistas, intentando que quedaran integradas en el bonito entorno natural volcánico que las rodea, consiguiendo un efecto paisajístico muy logrado.


Subiendo desde Barlovento, en un cruce que encontraremos antes de llegar a la laguna de Barlovento, encontraremos un desvío para la carretera de montaña LP-111, conocida como la carretera de Las Mimbreras.





Se trata de una muy estrecha carretera de montaña, en la que nos encontraremos con asustados visitantes nacionales y turistas que no están acostumbrados a conducir por este tipo de vías, o sea que precaución y paciencia, que asciende lentamente serpenteando entre pinar, laurel, fayal, brezal y demás abundante vegetación típica de nuestra laurisilva.



De vez en cuando tendremos que atravesar estrechos y largos túneles excavados en la roca, carentes iluminación, por lo que si además la bruma hace acto de presencia, habrá que extremar las precauciones.
A pesar de toda esta advertencia, esta carretera, como comentábamos con un paisano palmero con orígenes cubanos, es toda una atracción que merece muchísimo la pena.




10 abril 2014

La costa suroeste de La Palma


Aunque en ambas costas encontramos lugares pensados para el turista, la zona suroeste de La Palma, es donde encontramos un mayor número de infraestructuras turísticas, principalmente debido al clima que reina en la zona, bastante mejor en cuanto al viento, y sobre todo, a que las nubes quedan atrapadas en la costa opuesta de la isla a causa de la altitud.
 
    Es por tanto, donde se agrupan algunas de las mejores playas, además de las más soleadas.
Continuando desde Fuencaliente, en el punto más al sur, donde también hay algunas playas de arena negra muy recomendables, comenzamos a ascender la isla por la carretera LP-2 hasta llegar al más importante núcleo turístico de la isla, Puerto Naos.
 
 








Antes de llegar, si ya es la hora de almorzar, se puede hacer la parada de rigor en el bodegón-restaurante Tamanca, de mucha fama en las islas por sus vinos con denominación de origen y por sus carnes a la brasa.




Playa de Puerto Naos.
 
Puerto Naos, cuenta con una bonita playa de arena negra con palmeras, y un paseo pequeño paseo marítimo con varios restaurantes, cafeterías, apartamentos, hoteles, etc...


Desde allí, se puede tomar la carretera del Charco Verde que discurre entre plataneras y descender junto a la costa, donde hay varias calas de roca volcánica idealmente preparadas para el baño, y una playa principal de arena negra, no muy grande, pero bien equipada, con éste mismo nombre, la Playa del Charco Verde.

En una cala anterior, está la Playa de las Monjas, la única en la isla para quienes gusten de practicar el nudismo.




La carretera del Charco Verde finaliza unos kilómetros después en la población de El Remo, algo escondido entre las plataneras, y con pistas de tierra que van paralelas a la costa volcánica, por lo que una vez finalizada esta excursión habrá que volver por el mismo camino hasta Puerto Naos.



  La siguiente zona de esta costa suroeste, interesantísima para visitar, subiendo desde  Puerto Naos, es Tazacorte, un municipio que cuenta con un pequeño centro histórico con casonas de arquitectura típica canaria que se disponen entre sus empinadas calles.

Playa de Tazacorte.

Otra de las cosas imprescindibles que visitar en Tazacorte es su puerto, que cuenta con una playa urbana de arena negra de aspecto algo rústica y con mucha infraestructura, esta vez no tan pensada para el turismo, sino más bien para "la gente del pueblo".



Es muy recomendable pasear alguna tarde por aquí, para contemplar las famosas puestas de sol de éste lado de la isla.

Como explicábamos en algún artículo anterior, cuando visitamos La Palma durante nuestra "Ruta de las Afortunadas", elegimos la costa contraria para alojarnos, por lo que el retorno desde Tazacorte es muy sencillo, atravesando el centro de la isla por los municipios de los Llanos de Aridane y El paso, ambos también de ineludible visita.
Calles de Los Llanos de Aridane.
El casco urbano de Los Llanos, es el principal centro económico y comercial de la isla, por lo que es el municipio que cuenta con mayor población.

El anochecer en Los Llanos.




Recorrer a pie sus principales calles peatonales contemplando sus principales edificios de interés, de estructura clásica canaria de mediados del siglo XX hasta llegar a la Plaza de España, donde podremos tomar algún refresco en alguna de las terrazas del lugar y observar el bullicio y ajetreo de los paisanos, es uno de los placeres que no hay que dejar escapar.

El Paso, con el sobrenombre de la "ciudad de los almendros" por la abundancia de éstos árboles que hacen relucir impresionantemente la estampa del lugar cuando están en flor, en el centro de la isla, es el municipio más extenso de la misma, no en vano a él también corresponden los Parques Nacionales de La Caldera de Taburiente y el de Cumbre Vieja.

Las nubes asomando desde lo alto de La Caldera, una imagen típica de La Palma.

Casi todos los días del año, circulando por la carretera que atraviesa la isla a la altura de este municipio, se puede observar una de las imágenes personales que siempre nos vienen a la memoria cuando hablamos de La Palma, son las nubes que parecen "derramarse" desde lo alto de las cumbres de La Caldera.


Éste es un lugar espléndido para los amantes del senderismo, ya que subiendo desde el Centro de Visitantes se puede subir, recomendablemente temprano, hasta el mirador de La Cumbrecita, donde se respira paz y tranquilidad. Desde el mismo mirador, parten senderos preciosos que llegan hasta la zona de acampada del centro de La Caldera, a la que se llega en unas  6-7 horas de caminata sólo para la ida, por lo que son sólo aptas para los senderistas que están en un estado de forma más o menos buena.

 

07 abril 2014

Centro-sur de La Palma.

Faros de Fuencaliente.

En pleno centro de la isla de La Palma se encuentra el Parque Natural de Cumbre Vieja.
 

Este parque se creó para preservar los diferentes conos volcánicos (en realidad, todos estos conos pertenecen a un único volcán que los conecta) y las coladas resultantes de las diferentes erupciones acaecidas en esta zona, la última, la del volcán Teneguía en 1971.

En la zona central del parque existe un sendero que lo atraviesa de norte a sur, que se conoce por el sobrenombre de "la Ruta de los Volcanes", que pasa por los conos más importantes ofreciendo impresionantes vistas, por lo que este paraje es un lugar muy atractivo para los senderistas de todo el mundo que acuden multitudinariamente a recorrerlo cada año.


En la punta sur de la isla, perteneciente al municipio de Fuencaliente, se encuentran la playa, el faro y las salinas de Fuencaliente.




En realidad, aquí hay dos faros.
Uno es de principios del siglo pasado, que sufrió muchos desperfectos durante los terremotos producidos por las erupciones del Teneguía, por lo que se contruyó otro al lado, hasta que en 2006 se rehabilitó el antiguo, que se dedicó a labores del Centro de interpretación de la reserva marina de la isla de La Palma.



 
A un lado de los faros, hay una pequeña y tranquila playa de aspecto rústico, que con los botes de pesca artesanales que suelen estar varados en su arena, brindan un paisaje muy bonito.
 
 
Al otro lado de los faros, se encuentran las Salinas, que a pesar de ser más típicas en las islas orientales del archipiélago, aquí cuentan con esta buena representación.


Es interesante recorrer las fotogénicas salinas de Fuencaliente, pero sin duda, es desde la distancia cuando lucen mejor, otorgando junto a los faros un contrapunto de colorido a las negras lavas que ocupan casi toda esta zona.